Belleza

Cosmética natural y convencional: ¿en qué se diferencian?

Cosmética natural y convencional: ¿en qué se diferencian?

Mantener una piel bonita, hidratada y cuidada es un esfuerzo que, tanto hombres como mujeres, realizamos con la ayuda de numerosos métodos cosméticos. En la actualidad, hay dos tipos de productos para el cuidado de la piel: la cosmética natural y convencional, las cuales mantienen importantes diferencias entre sí que se señalan en el siguiente artículo.

Durante siglos, hemos utilizado productos cosméticos para mantener una piel radiante y saludable, así como retardar los primeros signos de envejecimiento. Por suerte, gracias al avance de la tecnología y la ciencia, en el mercado es posible encontrar una amplia variedad de soluciones cosméticas que se adaptan a las necesidades de cada persona y los diferentes tipos de pieles. En este sentido, la cosmética natural y convencional trata, desde diferentes perspectivas, todo lo asociado con mejorar y fortalecer la imagen personal.

Principales diferencias de la cosmética natural y convencional.

Si se entiende la piel como el órgano más extenso y largo del cuerpo humano, entonces es fácil comprender la importancia que tiene la cosmética natural y convencional en el día a día de millones de personas.

La cosmética natural y convencional son dos ramas que derivan de las ciencias de la salud, por lo que detrás de cualquier de sus productos está un equipo profesional y científico que realiza pruebas e investigaciones para determinar la eficacia y eficiencia de cada producto cosmético.

¿Qué es la cosmética natural?

También conocida como cosmética biológica, la cosmética natural es una de las alternativas de cuidado de la piel más populares y demandadas en las últimas décadas. La cosmética natural parte del principio de utilizar como materia prima productos orgánicos como vegetales y plantas, aceites vegetales y otros ingredientes naturales, los cuales mezclados de forma segura y eficiente es capaz de brindar soluciones estéticas sin producir efectos secundarios.

De esta manera, una de las principales diferencias que se encuentra entre la  cosmética natural y convencional, se debe a que los productos cosméticos elaborados de forma orgánica y natural, son amigables con el medio ambiente. Por esta razón, al no contener ninguna sustancia sintética o químicos tóxicos, la fabricación de los productos cosméticos naturales no suponen un riesgo que pueda dañar ríos, el aire o emitir emisiones de carbono a la atmósfera.

Por otra parte, los productos elaborados por la cosmética natural o ecológica son aptos para todo tipo de pieles. De hecho, los profesionales de la Salud recomiendan el uso de productos naturales a las personas con pieles sensibles o atópicas, ya que no contienen parabenos ni conservantes artificiales causantes de irritaciones, alergias y problemas cutáneos. Asimismo, aunque erróneamente se considera que los productos de la cosmética natural son mucho más caros que la cosmética convencional, lo cierto es que los artículos orgánicos están disponibles en el mercado bajo un precio razonable y asequible.

¿Qué es la cosmética convencional?

Entre la cosmética natural y convencional, los productos que tradicionalmente se encuentran en el mercado son fabricados mediante el uso de sustancias químicas, la mayoría de las veces la materia prima son derivados del petróleo. Aunque dependiendo de la marca y el producto, es posible que algunas empresas utilicen un porcentaje de ingredientes naturales.

Es importante destacar que la industria de la belleza y la cosmética convencional deben ajustar sus productos a estándares nacionales e internacionales de calidad. Por lo que, a pesar de que son artículos estéticos fabricados con sustancias sintéticas, ciertos tipos de pieles pueden funcionar a la perfección. Entre los principales componentes de los cosméticos convencionales se encuentran:

  • Colorantes artificiales y pigmentos sintéticos
  • Surfactantes
  • Metales pesados, como el plomo o el arsénico
  • Conservantes sintéticos
  • Fragancias sintéticas, responsables de alergias e irritaciones
  • Emolientes
  • Emulsionantes como los  polietilenglicol
  • Polímeros acondicionadores artificiales
  • Parabenos
  • Cloruro de benzalconio
  • Siliconas
  • Alquitrán de hulla
  • Compuestos de polietileno
  • Hidroquinona y demás derivados del petróleo

La ciencia continúa estudiando los posibles efectos dañinos y secundarios que han sido relacionados con la cosmética convencional,  entre los que se destacan diferentes tipos de cáncer y problemas cutáneos. Por este motivo, al momento de escoger entre cosmética natural y convencional, es importante tener en cuenta los componentes y sustancias utilizadas en la fabricación de cada producto cosmético.  

 

Regresar a la lista